Poder y arte en un monasterio: Las Descalzas Reales (primera parte)

El monasterio de las Descalzas Reales están situado en pleno centro de Madrid muy cerca de la plaza del Callao, de Opera y de la Puerta del Sol. Su fundadora fue Juana de Austria 1535-1573 ,era hija menor de Carlos V y de la emperatriz portuguesa Isabel, además de hermana de Felipe II y esposa de Juan príncipe heredero de Portugal, había nacido curiosamente en las casas situadas donde hoy se levanta el monasterio, eran edificios anteriormente pertenecientes a Alonso Gutiérrez ,contador del emperador Carlos V.

En 1555 la infanta compra las edificaciones con el fin de construir y fundar un monasterio que seria inaugurado en 1559 con una comunidad de clarisas franciscanas , el paraje será popularmente conocido como Descalzas Reales.

Vista de las Descalzas Reales.
Vista de las Descalzas Reales.

El deseo de la princesa era crear una orden, que fuese rama femenina de la Compañía de Jesús y así fueron sus conversaciones con su pariente y confesor Francisco de Borja, superior de los jesuitas,por cierto no debemos olvidar el árbol genealógico de este santo; Francisco era bisnieto, por línea paterna del Papa Alejandro VI (el Papa Borgia), por el lado materno su ascendencia procede de Fernando el católico y por si fuera poco Francisco de Borja también tiene entre sus antepasados al famoso valido Don Álvaro de Luna.

Las Descalzas terminó convirtiéndose en una comunidad de franciscanas, al no poder materializarse el proyecto inicial de rama femenina de los jesuitas, llegando las primeras religiosas procedentes de otro monasterio de clarisas de Gandía.

La memoria de la fundadora Juana de Austria tiene una gran relevancia en la historia de España; La princesa tras quedar viuda del heredero de la corona lusitana, regresó a Castilla donde ejerció en Valladolid de regente de los reinos hispanos, mientras su hermano Felipe II marcha durante cinco años a los Países Bajos y a Inglaterra, donde celebrará matrimonio con María Tudor.

Retrato Juana de Austria de Alonso Sánchez Coello.
Retrato Juana de Austria de Alonso Sánchez Coello.

En este tiempo Juana gobierna asistida por personas de confianza, entre los que cabe destacar a Ruy Gomez de Silva de origen lusitano y marido de Ana Mendoza de la Cerda, posteriormente la famosa Princesa de Éboli (ver Memoria mágica 30/3/2014).

En Lisboa deja Juana un hijo que se convertirá en el rey Don Sebastián de Portugal, trágicamente desaparecido en la batalla de Alcazarquivir, norte del actual Marruecos ( la dudas sobre la muerte de este rey en la contienda propició una serie de leyendas y teorías, en Castilla desembocó en la sorprendente y chocante aventura conocida como “el pastelero de Madrigal”) .

Como consecuencia del fallecimiento en batalla de Don Sebastián hijo de la creadora de Las Descalzas Reales , Felipe II (tío del monarca lusitano ) reclama el trono vacante al hacer efectivos sus derechos dinásticos sobre el país vecino , así la península ibérica permanecería bajo la misma corona y un único país durante 60 años , rompiéndose esta unidad en la etapa de Felipe IV.

12027695_482785088570420_4372008382310741496_n
sepulcro de Juana en el convento.

Como dato anecdótico no podemos olvidar que Juana de Austria fue la primera y la única mujer que ingreso en la orden religiosa masculina de los jesuitas. Una vez nombrada Regente, creció en ella la idea de entrar en la Compañía de Jesús. Borja le comunicó a Ignacio de Loyola la intención de la Regente; Algo que causó innumerables problemas, ante la imposibilidad de ingresar mujeres en la orden, para lo cual Juana utilizo el nombre de Mateo Sánchez .

En 1554, por mandato de Ignacio de Loyola, se convocó una consulta para deliberar sobre la posibilidad de admitir a Mateo Sánchez. La petición de la Infanta era muy complicada pero tenía que ser atendida por su importancia, dentro del Estado, los jesuitas decidieron autorizar a Mateo Sánchez a pronunciar los votos de la Compañía de Jesús, la regente, que contaba con 19 años, recibió la autorización del primer general de los jesuita (futuro San Ignacio de Loyola) el 3 de enero de 1555.

Volviendo a las Descalzas , el sepulcro de Juana de Austria se encuentra a un lado del altar mayor, en sus antiguas estancias, obra ideada por el arquitecto Juan de Herrera con una magnífica escultura orante de Pompeo Leoni.

12046647_482786678570261_5942315320539383236_n
salón tapices.

Llama la atención el gran valor artístico de las Descalzas Reales; La escalera principal renacentista, el antecoro y coro, así como claustro bajo y alto, con una veintena de capillas de extraordinaria talla artística, sufragadas por las monjas o sus familiares.

Destacan las pinturas así como frescos con variados motivos, religiosos y retratos de distintos miembros de la familia real (intervienen artistas de diferentes periodos como Diego de Urbina, Claudio Coello, Antonio Pereda o Pantoja de la Cruz por citar algunos nombres destacados) , especial mención a el salón de los tapices que fueron encargados a Rubens y tejidos en Bruselas.

Finalmente no cabe duda sobre Juana de Austria, estamos ante una persona moderna, dotada de grandes cualidades de Estado demostradas intensamente en su juventud, falleció a los 38 años. Mujer innovadora y rompedora de esquemas con una mente avanzada en un mundo eminentemente masculino.

12039250_482786488570280_5694693562281189104_n 12038408_482786338570295_1660361916720914925_n

escudo de la princesa de Portugal.

Fotografías: Archivo Memoria Mágica, agradecimiento Guía Descalzas, Antonio Casado y Julio Cesar Moretón .