“¡Se armó la de San Quintín!”: historia de un dicho popular español

¡Se armó la de San Quintín!: Un dicho español que hace referencia a armar una riña, trifulca o pelea, de considerables proporciones. Esta frase popular hace alusión a la batalla dirigida por Manuel Filiberto, duque de Saboya que entro en Francia desde Flandes por orden de Felipe II , atacando la plaza de San Quintín y derrotando a las tropas francesas al mando de Coligny y de Anne de Montmorency.

64466_515480748634187_8843520149263753129_n

Para situarnos debemos enmarcar anteriormente este hecho en 1556 (año de la abdicación de Carlos I en su hijo Felipe) y el deseo de la monarquía francesa de apropiarse del Milenasado y expulsar a España de Nápoles con el apoyo del Papa Pablo IV, dentro de las denominadas guerras italianas.

La contestación del soberano fue ordenar al duque de Alba adentrarse hasta los dominios pontificios quedándose a las puertas de Roma, el Papa solicita un armisticio y mientras tanto Francia decide el ataque a Nápoles, la actuación de las tropas al mando del duque de Alba fue fundamentalmente de contención y defensa, consiguiendo rechazar el breve éxito de la invasión gala.

El contragolpe español estaba decidido, sería desde Flandes el inicio de las hostilidades, en este camino, estaba la plaza de San Quintín, una fortaleza que era la llave hacia París. Flamencos, españoles e ingleses formaron la alianza, (recordemos que María Tudor era la reina de Inglaterra y segunda esposa de Felipe II, la controvertida María I de Inglaterra hizo una importante aportación a esta alianza). La Batalla fue el resultado de un original planteamiento militar del Duque de Saboya, Manuel Filiberto con la ayuda del conocido flamenco Conde Egmont y su eficaz caballería.

10606364_515480881967507_7102300886499695886_n
Localización de San Quintín.

La verdadera estrategia consistió en situar por sorpresa las posiciones españolas frente a San Quintín perteneciente a la Región denominada de Picardía, de hecho la idea era hacer pensar a los franceses que la batalla iba a comenzar en Champaña y luego Guisa. Esta hábil coordinación del Duque Filiberto de Saboya desembocó en el triunfo acontecido un 10 de Agosto de 1557 y que dio como resultado la derrota y el desconcierto en las líneas francesas con unas consecuencias desastrosas entre bajas y apresamiento de soldados y nobles.

941026_515481215300807_4738365854611706118_n
Mausoleo de Don Juan de Austria (hermanastro de Felipe II) .

Como anécdota el apodo de “Rey Prudente” viene precisamente de la renuncia de Felipe II a marchar sobre Paris, decidiendo asegurarse la conquista de la fortaleza concluida el 27 del mismo mes del año 1557.En 1558 vuelve a producirse otro triunfo español en la batalla de Gravelinas.

El final de los enfrentamientos vendría con la firma de la paz de Cateau-Cambrésis en 1559 , donde Felipe II pacta con Enrique II, un tratado donde incluyen una serie de acuerdos territoriales y políticos y entre otros el compromiso de contraer matrimonio Isabel de Valois, hija de Enrique II y Catalina de Médicis, con Felipe II que ya viudo se decidió a casarse por tercera vez. Curiosamente esta pricesa estuvo en un principio prometida con el malogrado Carlos, Príncipe de Asturias.

Para conmemorar el triunfo de San Quintín el 10 de Agosto, día de San Lorenzo, Felipe II ordena construir el Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, conocido como la octava maravilla del mundo. Su arquitecto Juan Bautista de Toledo y posteriormente Juan de Herrera plantearon el edificio con la forma simbólica de una parrilla en alusión al famoso martirio de San Lorenzo. El Monasterio esta rodeado de magia y leyenda y forma parte de importantes acontecimientos del pasado, hoy es patrimonio de la humanidad declarado por la Unesco el 2 de Noviembre de 1984.

Finalmente, como ya hemos indicado de aquella contienda viene el dicho popular de “Se armó la de San Quintín” como referencia a una pelea de grandes dimensiones donde se prepara una gran trifulca.

10366032_515481095300819_7083149646173855351_n
cripta panteón de los Reyes de España.