Toro: una ciudad histórica de Zamora

Toro se encuentra situada en la provincia de Zamora, en un lugar estratégico junto al río Duero, residencia de reyes y testigo de acontecimientos fundamentales. Entremos en el túnel del tiempo para recordar aspectos que forman parte de la memoria de España.

Verraco símbolo de la ciudad.
Verraco símbolo de la ciudad.

Toro fue una de las diecisiete ciudades, (posteriormente dieciocho con Granada) con voto en Cortes, además de cabecera de provincia, sus límites llegaban hasta tierras de Carrión (Palencia) y Reinosa (Cantabria). Con motivo de la división territorial proyectada por Javier de Burgos en 1833, quedó definitivamente integrada en Zamora, por ello es la única circunscripción histórica, que no consiguió mantenerse como provincia.

Aquí nació Juan II (padre de Isabel la católica), cuando la famosa guerra de sucesión castellana entre Isabel y su sobrina Juana, se enfrentaron ambos bandos en la famosa “batalla de Toro”, el 1 de Marzo de 1476, conflicto que supuso el triunfo de Fernando e Isabel y el afianzamiento de la unión dinástica de Castilla y Aragón , sin lugar a dudas una contienda que cambió el destino de la península.

El alcázar del siglo XII , se convirtió en morada ocasional de Fernando III “el santo”, Alfonso XI, Pedro I , Enrique II , Alfonso V de Portugal y Juana “la Beltraneja”, la fortaleza resistió a la artillería con solidez.

Vista desde la Vega de la situación estratégica de la urbe.
Vista desde la Vega de la situación estratégica de la urbe.

El Palacio de las Leyes alojó importantes acontecimientos políticos, como la celebración de Cortes, tuvo su momento álgido cuando se leyó el testamento de la reina Isabel, el día 11 enero de 1505, proclamando reina de Castilla y León a su hija Juana, mal llamada “la loca” y se juró a su padre, Fernando, como regente.

De dichas Cortes surgen las famosas 83 Leyes de Toro, fundamentales en el ordenamiento jurídico de la época, recogen la dispersa legislación anterior; dichas Leyes se mantienen vigentes hasta la publicación del Código Civil de 1889.

ANECDOTARIO:

El palacio del obispo sirvió de detención para el rey Pedro I “el Cruel” (1355), los nobles le habían hecho prometer que volvería con su esposa Blanca de Borbón a la que repudió tras la boda, pues ya el monarca estaba con su famosa amante María de Padilla. El Rey acorralado, prometió en la villa de Toro volver con Blanca, para posterormente ya liberado, se dedicó a vengarse de todos los que le habían forzado a tal juramento.

Escudo de Toro.
Escudo de Toro.

El monasterio de Santic Spiritus fue fundado por la noble portuguesa Teresa Gil en 1307, esta ilustre dama tenía una relación amorosa con Sancho IV de Castilla (hijo de Alfonso X el sabio), María de Molina, reina y esposa de Sancho era además señora de Toro,la soberana decidió apartar a Teresa Gil de la Corte castellana, cuyo palacio real en esa época se situaba en Valladolid en el actual convento de las Huelgas Reales; La noble por orden de la reina se traslada a esta localidad donde funda este convento. En el monasterio está el sepulcro, de gran valor artístico, de Beatriz de Portugal esposa de Juan I de Castilla y fallida reina lusa a raíz de la batalla de Aljubarrota (1385), cuyo desenlace abortó una idea de unidad de las tierras castellanas y portuguesas.

Tras la famosa guerra (marzo 1476) sucesoria entre Juana (sobrina) e Isabel la católica, la ciudad continuó en manos portuguesas durante más de medio año, siendo entregada el 19 de septiembre de 1476 a los reyes católicos; la leyenda relata que gracias a un pastor, de nombre Bartolomé, condujo a las tropas por un camino, para poder acceder a la urbe. La tradición histórica habla de la “Reja dorada”, localizada en el palacio que tiene el mismo nombre, un grupo de partidarios de Isabel acordaron sublevarse contra las tropas ocupantes, Juan de Ulloa, gobernador en nombre de Juana, envió a la horca a todos los conjurados, Antona García fue condenada a garrote vil en la reja de su casa, la reina vencedora mandó dorar la reja como homenaje a la heroína.

Puerta de Santa Catalina, ante la que Felipe II juro los fueros y privilegios de la ciudad.
Puerta de Santa Catalina, ante la que Felipe II juro los fueros y privilegios de la ciudad.

Como consecuencia de estos acontecimientos bélicos, con Toro como testigo, el Tratado de Alcáçobas (1479), trajo la paz a la península ibérica, Isabel y Fernando eran reconocidos reyes y a cambio se admitía la preponderancia lusitana en el Atlántico. Años más tarde llegaría el Tratado de Tordesillas de 1494, fundamental para el nuevo mundo (ver Memoria mágica 29/ 06/ 2014).

En 1552, el palacio de los Marqueses de Alcañices, acogió la celebración de las bodas de la hija de Carlos I, Juana de Austria con el príncipe de Portugal don Juan Manuel, posteriormente quedó viuda y volvió a España dejando en Lisboa al heredado lusitano Don Sebastián, fue regente del reino durante la ausencia de su hermano Felipe II y fundadora del convento de las Descalzas Reales de Madrid. (Ver Memoria mágica (27 /10/ 2015)

En el siglo XVII , aquí tuvo su destierro y muerte, el gran valido Conde Duque de Olivares, hundido por los numerosos episodios de crisis y por los desastres de las batallas en Flandes, causantes de impopularidad social y de grave crisis financiera del estado, es destituido por Felipe IV en 1643.

Puerta corredera en homenaje a la visita Felipe III.
Puerta corredera en homenaje a la visita Felipe III.

El Conde Duque vive en el palacio de los marqueses de Alcañices, su hermana es la esposa de dicho marqués. En Toro se mantiene por orden real apartado de la Corte, su relación en la ciudad, es entre otros con el poeta Luis de Ulloa, buen amigo y dueño del llamado Palacio de las leyes. El valido moriría en 1645 siendo posteriormente enterrado en Loeches (Madrid).

Como curiosidad, el poeta toresano Ulloa, nombrado corregidor de León y en plena época de máximo esplendor del Conde Duque de Olivares, le fue confiada la protección del hijo nacido de los amores del rey Felipe IV con la actriz conocida como “Calderona”, el niño seria apartado de la Corte viviendo en León hacia 1630 (al cuidado de una mujer) y posteriormente trasladado a Ocaña hasta ser reconocido por el monarca, dicho niño sería el príncipe Juan José de Austria.

Finalmente sobre la toponimia de la ciudad, algunas teorías lo atribuyen a Leovigildo, rey de los visigodos, algunos autores indican que el rey visigodo fundó Villa Gothorum, pero esta teoría no deja de ser poco probable. El origen más cierto está marcado por el verraco aparecido en el paraje en el siglo IX, tras la repoblación de Alfonso III, se trata de un bovino de granito de grandes dimensiones de origen vacceo y con toda seguridad fundamento de la denominación del municipio.

Toro está declarado conjunto monumental histórico-artístico en 1963, destaca la Colegiata de Santa María la Mayor de estilo románico construido en la segunda mitad del siglo XII en tiempos del reinado de Fernando II de León. Resalta su Pórtico de la Majestad y su significativo y estiloso cimborrio de estilo bizantino. Ademas de Santa María otras significativas edificaciones extendidas por la urbe son dignas de mención, pero esto será motivo de otras crónicas de la Memoria mágica.

13260250_574263862755875_6081783978555512338_n

Sepulcro reina Beatriz de Portugal.
Sepulcro reina Beatriz de Portugal.
Palacio de las leyes que actualmente sólo conserva la fachada.
Palacio de las leyes que actualmente sólo conserva la fachada.