“Zamora no se ganó en una hora”

“Zamora no se ganó en una hora”, este dicho nos remite al año 1072, cuando Sancho II de Castilla pretendía volver a juntar los territorios de su padre, Fernando I. Tanta fue la resistencia de la ciudad, que le costó la vida al propio rey, quien murió traicionado por Bellido Dolfos y fue el otro hermano, Alfonso VI, quien obtuvo la plaza de manos de doña Urraca, hermana de ambos y Señora de Zamora . Después vendría Rodrigo Díaz de Vivar “El Cid Campeador” y la Jura de Santa Gadea.

Portillo de la Traición o de la Lealtad, según la interpretación de cada lector.
Portillo de la Traición o de la Lealtad, según la interpretación de cada lector.

Y así abrimos una hipótesis de la historia de España si el desenlace de dicha batalla en Zamora hubiese sido otro…

Jura de Alfonso VI en Santa Gadea (Burgos) donde como cuenta el Romance “juran los hijosdalgo".
Jura de Alfonso VI en Santa Gadea (Burgos) donde como cuenta el Romance “juran los hijosdalgo”.