Los Templarios, el camino de Santiago y la oca

El juego de la oca guarda un valor simbólico de significativa importancia, donde abundan claves y misterios espirituales en pleno medievo. La orden templaría realizaba una actividad centrada fundamentalmente en la protección de los peregrinos que iban a los santos lugares. En este sentido, la teoría hoy más aceptada es la creación de un “código del camino” que está basado en claves; este código se pone en marcha y toma su auge bajo el reinado de Fernando III, “el santo” rey de Castilla y León.

10888713_368042033378060_1311898385376715334_n

De esta manera, los caballeros templarios inventan “el cheque de viaje” o “letra de cambio” para que los peregrinos que traían medios económicos recorran el camino con seguridad. La oca es el símbolo que identifica los lugares del viaje donde está situada la orden del temple y así hacer efectivo y disponer del dinero que necesiten los viajeros, identificándose con una clave propia, como si de un cajero actual se tratase, además podían informarse del estado de las próximas etapas o tener compañía de la orden para andar más seguros hasta la siguiente meta.

Los símbolos representados en el tablero del juego de la oca son de ida y vuelta del recorrido, así habrá siete ocas para ir y siete para regresar, de ganso a ganso,aproximadamente tres jornadas andando y una a caballo.

En el tablero del juego aparecen:Los puentes, la posada, los dados, el laberinto, el pozo, la cárcel, la muerte, todos ellos son circunstancias y situaciones que se va a encontrar el caminante.

El puente como obra de ingeniería estaría unido por ejemplo a Puente Castro, Puente de Orbigo entre otros, representan el paso libre de peaje por los diversos reinos cristianos de la península, la posada simboliza el descanso y la hospitalidad, el pozo nos habla del pecado y del perdón.

10603767_368042940044636_594354612705673282_n

El laberinto advierte al caminante sobre la posibilidad de desorientarse, así en la simbología del tablero el número 42 que correspondería a Ponferrada te vuelve hacia atrás, hasta la casilla treinta que representaría a Terradillos de Templarios, es decir, el caminante debe estar alerta de no perderse y no buscar alternativas que le lleven a complicar la ruta.

La cárcel en el apartado 52 alude a los problemas de delito, que existen durante esta vía mística, abunda el robo pero también está al acecho la justicia, se situaría en el actual San Marcos de León.

La muerte en la casilla 58 indica la posibilidad de morir durante este transcurso, de hecho la calzada es un importante cementerio de todos aquellos que han fallecido durante el trayecto. Los dados en la 28 y 53 del tablero dan un significado del propio azar que esta presente durante las distintas jornadas.

Al concluir las diferentes etapas, lo normal es lavar la ropa, así en Lavacolla (la Coruña),se representa un signo de limpieza física y espiritual antes del final.

Por último la casilla 63 , el monte del Gozo, el jardín de los ánades, la llegada a Santiago de Compostela y la conclusión del viaje Las restantes sitios del tablero simbolizaran en este reglamento del Temple una localización geográfica y orientativa de otros emplazamientos que van apareciendo en el itinerario y que la Orden pone en conocimiento.

La oca fue muy valorada desde los pueblos primitivos, para la civilización romana era el encargado de cuidar las estancias y alertaba con sus sonidos estruendosos de personas ajenas a la propiedad, esté ánade aparece con un valor mitológico a lo largo de la historia, los templarios como orden mística, militar y constructora crea un mapa simbólico cifrado del Camino de Santiago, protagonizado por la oca, como paradigma de la transmisión del saber desde la antigüedad.

16808_368042346711362_4985290192273113501_n

Algunas veces los parajes y edificaciones se identificaban para el andador con el símbolo de la pata de la oca que era considerada sagrada por los maestros constructores y cuyo dibujo es semejante a un tridente, eran señales donde se marcaban los lugares con un sentido destacado.

Como curiosidad , en el recorrido del Camino de Santiago hay dos zonas, en las que persisten poblaciones con nombre de Ganso, Oca, Ánsar ;La zona riojana de Villafranca Montes de Oca y la zona Berciana desde El Ganso hasta Vega de Valcarce.

El temple, recaudaba importantes beneficios y depósitos de dinero, que eran trasladados a su central en París y al revés desde la capital francesa se distribuían fondos a las diferentes encomiendas de los caballeros para atender al peregrino, esto al margen de los ingresos extras por los servicios de escolta que realizaban a aquellos penitentes que disponían de más medios y lo solicitasen.

El final Templario llegó en 1312, debemos entenderlo como una decisión política promovida por el rey de Francia Felipe “el hermoso” con la aprobación del papa Clemente V.

10888362_368043083377955_2120466988645589984_n

Los templarios habían hecho préstamos en varias ocasiones a la corona e incluso Felipe había pedido su ingreso en la Orden a título honorífico. El monarca galo vio con la disolución,una salida financiera para las arcas francesas , adueñándose de sus bienes y terminando con un poder que era semejante al de un estado independiente.

Como anécdota chocante los caballeros de la orden tenían prohibido juegos de azar como los dados y el ajedrez, por ello en el siglo XIII cobra todo su auge, este códice como una guía jeroglífica de parajes telúricos e iniciativos, así como de reflexiones sobre las cuestiones que simbolizan “el camino de la vida”. En definitiva, de este código se deriva el juego de la oca que ha llegado hasta nuestros días como pasatiempo divertido e ingenioso.

10888780_368043923377871_3440472889104828839_n