El oro de Roma: Las Médulas de la comarca de El Bierzo (León)

Las Médulas, pedanía del Ayuntamiento de Carucedo, junto al valle del río Sil, en la comarca del Bierzo (León), se considera con toda seguridad la mayor explotación minera a cielo abierto dentro del imperio romano. Estrabón ya había escrito en el siglo I antes de Cristo, referencias a pequeños tesoros de los pueblos primitivos, refiriéndose a tribus astures que conocían perfectamente los yacimientos auríferos y utilizaban las riquezas en orfebrería, los arqueólogos han encontrado muestras en diferentes castros prerromanos de León y Asturias. Los romanos fueron conocedores de la existencia de esta riqueza en el subsuelo del noroeste de Hispania.

12728835_533219573526971_7555313449809330652_n
Vista de Las Medulas desde el mirador de Orellán.

La conquista de la península tiene su punto álgido con el enfrentamiento contra astures y cántabros, pueblos que se resisten a la invasión. El propio emperador Augusto inicia, en el año 29 antes de Cristo la campaña contra ambos, estas batallas según las crónicas fueron cruentas y los relatos hablan de un trágico final, que muchos de estos guerreros decidieron antes de caer en la esclavitud.

Tras la ocupación de los últimos reductos del norte, empezaron a explotarse más de un centenar de enclaves a la búsqueda de estas riquezas, pero fundamentalmente asombra Las Médulas por ser de todos el más significativo, extendiéndose el periodo de trabajo entre los siglos I y II de nuestra era. La importancia que Roma daba al preciado metal el oro (aureus) y la plata (denarios), fue significativa ya que sirvieron de patrón para el sistema monetario oficial establecido en el Mediterráneo.

El oro representaba el poder político y los emperadores utilizaban la moneda como propaganda de las virtudes y la fuerza del imperio, con la crisis política y financiera del siglo III, la moneda perdió su valor y se materializó, con lo cual las minas de Hispania perdieron su valor estratégico.

Volviendo a la explotación de la zona, fue en resumen de tal interés para el Imperio, que se creó una nueva provincia en la Hispania Citerior denominada Transduriana, en paralelo en importancia a la actual Asturica Augusta (Astorga), por lo que se construyeron calzadas y vías para comunicar al noroeste con otras ciudades de la península y facilitar el movimiento del material minero.

12729356_533222503526678_8207803187466385951_n

Para llevar a efecto la extracción, se pone en marcha un sistema hidráulico innovador y original denominado “arrugia” que consistía en construir grandes depósitos de agua en las partes altas de las montañas, en total se edificaron ocho acueductos desde la vertientes septentrional (unos 80 Km) y la meridional (100 kilómetros) junto a los montes Aquilanos, se conducía el agua hacia depósitos de regulación y distribución y de allí a los depósitos, posteriormente surcos que descendían por las laderas, estos conductos después fueron pozas y galerías.

La entrada repentina de agua terminaba derrumbando grandes porciones de montaña, sistema al que Plinio denomino “ruina montium”, por la fuerza de la caída de aguas, terminaba todo este proceso en los lavaderos al encuentro de las riquezas de las entrañas de la tierra. Como curiosidad se calcula que pudieron vaciarse entre 100 y 230 millones de metros cúbicos de tierra, durante todo este proceso de búsqueda de la riqueza.

Sobre el oro extraído no hay un acuerdo entre los diferentes estudios, basándonos en las crónicas de Plinio el viejo, hablaríamos de 900.000 kilogramos obtenido en aproximadamente 250 años de actividad, otros reducen la cifra a 500.000 kilos y por último otros cálculos lo cifran en únicamente cinco toneladas , aunque la lógica hace pensar que esta última cantidad por rentabilidad y duración de la mina es bastante improbable.

12717762_533222696859992_2790130791814160501_n

Tipo de materiales encontrados en la zona con los que se realizaban algunos trabajos.

Tampoco existe acuerdo en el número de trabajadores, el mismo Plinio habla de 60.000 hombres, estudios más recientes cifran el total en 5.000 personas en las etapas más álgida, la condición de estos fue en sus inicios la de esclavos nativos, más adelante a cambio de mantener sus tierras, eran comprometidos a trabajar en la mina sin salario y aportando su propia manutención, por lo que podemos considerar un concepto de trabajo forzado a las poblaciones vencidas.

La infraestructura hidráulica es casi seguro la más importante de la antigüedad. Las Médulas están declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 1997, además de consideradas y clasificadas como espacio natural, dentro de una amplia extensión que ocupa 6.755,1 hectáreas. Los picachos que se ven actualmente se resistieron a este derrumbe y con el final de la producción en la zona quedaron como se puede ver actualmente, es en conjunto un paraje natural con un impacto visual muy atractivo, la estampa rojiza simula e imagina un paisaje mágico.

12729187_533225046859757_2292190869738711074_n
Vista desde la parte posterior donde se encuentra La Cuevona y La Encantada.