Poder contra poder: El Cardenal Mendoza y el Obispo Carrillo

En la Catedral de Toledo descansa la memoria de Pedro González de Mendoza, que fue el Gran Cardenal Mendoza, en la Catedral de Alcalá de Henares se encuentra la sepultura de Alfonso Carrillo de Acuña, el Obispo Carrillo. Ambos se erigen en los hombres claves del siglo XV: hábiles, estrategas y ambiciosos, pero en diferentes bandos.

Mendoza apoyará en un principio a Enrique IV y a su heredera Juana llamada la Beltraneja. En el otro lado del enfrentamiento Carrillo es capaz de organizar y negociar el matrimonio de los futuros Reyes Católicos, su actuación política para la celebración de esta boda fue decisiva.

Sepulcro del cardenal Pedro González de Mendoza en la catedral de Toledo, fallecido en 1495.
Sepulcro del cardenal Pedro González de Mendoza en la catedral de Toledo, fallecido en 1495.

El obispo protege a los príncipes frente a la radical negativa del monarca y hermanastro de Isabel, Enrique IV, opuesto a la celebración sin su consentimiento de este enlace, alegando incumplimiento de los Pactos de Guisando. Carrillo, indiscutible estratega adoctrinara a Isabel y Fernando en todas las tácticas diplomáticas y públicas de la época, hasta el punto de intentar convertirse en personaje indispensable en las decisiones de los futuros reyes de Castilla y Aragón.

Intrigas, poder y tensiones de estos dos importantes hombres de Estado originan un sorprendente nuevo rumbo. Carrillo enfurece con Isabel y Fernando por su repentina apuesta decidida a Mendoza (quizás como estrategia para contrarrestar al obispo) y en 1473 se produce el cambio de bando.

Después de los servicios prestados, Carrillo decidirá su apoyo a Juana, en su candidatura a ser proclamada reina de Castilla frente a su tía Isabel. La Beltraneja recibirá además el respaldo de Portugal, donde vivirá hasta el final de sus días, tras perder en la batalla de Toro el 1 de Marzo de 1476 y finalizar sus aspiraciones sucesorias. Los Reyes Católicos iniciaran la transición y las bases de la modernidad.

10407136_490936341088628_372647083073642112_n
Tumba en el interior de la Catedral de Alcalá del obispo Carrillo fallecido en 1482.

El obispo Carrillo terminará su vida en el oscurantismo después de años de gloria, sin embargo el cardenal Mendoza se erigirá en triunfador, sus cualidades le convertirán en un hombre renacentista moderno, mecenas de artistas, humanista y promotor de toda una renovación arquitectónica en Castilla, entre la que se encuentra el Colegio Mayor Santa Cruz de Valladolid, además de dar su decidido apoyo a Cristóbal Colón en la aventura de Indias. Como curiosidad el cardenal tuvo tres hijos, a los que la Reina Isabel llamará “los lindos pecados del Cardenal”, como anécdota fue también conocido popularmente por su influencia como” el tercer rey de España”.

La huella seductora de la historia nos lleva a volver a remarcar y recordar la memoria de estos validos que nunca estuvieron en la sombra, sus actuaciones enfrentadas y las habilidades de ambos personajes fueron decisivas en la historia de España del siglo XV. Con toda seguridad una buena parte del pasado es resultado de la influencia de estos acontecimientos y de las actuaciones de ambos notables tan vitales sobre el futuro de un pueblo y de sus monarcas.

10592996_490936437755285_3728958245265641718_n
Escultura del obispo carrillo en Alcalá de Henares.
pintura alegoría a Mendoza.
pintura alegoría a Mendoza.